Esa extraña conexión entre quienes se llevan los pedazos de la misma sandía